fbpx

Una de las consecuencias generadas por el Covid19 durante estos últimos meses, ha sido la cancelación de clases presenciales, las cuales han sido sustituidas por clases virtuales, lo que representa un esfuerzo adicional tanto para padres, maestros y alumnos.

Y ahora que está iniciando el nuevo ciclo escolar, te compartimos estos tips para tus clases virtuales o las de tus hijos, recuerda que esto es un reto para todos y lo principal es mantenerte positivo, paciente y feliz para lograr tus metas. 

1. ELIGE EL MEJOR LUGAR

Asigna en tu casa un área bien iluminada, tranquila y con espacio suficiente, con el fin de que puedas concentrarte en tus clases.

2. PRACTICA UNA RUTINA

Recuerda que es horario de clases, no te quedes en pijama: en la mayoría de los videoenlaces seguramente te pedirán tener encedido el video para mejorar la interacción. Despierta a la misma hora, desayuna y arréglate como si fueras a clases presenciales, eso ayudará a que tu mente se prepare para concentrarse.

3. EQUÍPATE CON LO NECESARIO

Prepara tu computadora, celular o tablet antes de iniciar tus clases. También incluye unos audífonos con un buen micrófono para que escuches y te escuchen bien. Ten a la mano tus cuadernos para hacer apuntes como siempre y trata de que el lugar donde vas a tomar clases cuente con una conexión de luz para tu computadora.

4. QUE NO SE CAIGA LA SEÑAL

En estos momentos no solo los alumnos están en clases virtuales, sino algunos papás están trabajando en casa, por lo que es importante que haya una señal estable de wifi. Puedes mejorar la calidad de tu conexión al estar cerca del router o con un cable de red LAN incluso que apagues los dispositivos que no estés usando al momento de estar en tus clases para evitar que la red sea lenta o «se congele».

5. LEVANTA LA MANO ¡PARTICIPA!

No te escondas en las videoconferencias, participa como si estuvieras en clase presencial; todos los integrantes en la llamada pueden participar de manera dinámica.

6. DALE PRIORIDAD A TU ESTUDIO

Haz una lista de los trabajos que entregas cada día y evita que se te acumule la carga de pendientes. También informa a tu familia cuáles son los horarios de estudio y actividades académicas, ya que es importante su apoyo para que no se mezcle con el tiempo de dinámica familiar o con tareas del hogar.

7. CIERRA TIKTOK, NETFLIX Y GUARDA  TUS PARTIDAS DE VIDEOJUEGOS

Ponle pausa a tu película o serie favorita y guarda la partida en ese videojuego que estás tratando de terminar; respeta el horario para estudiar. De igual manera trata de silenciar todos tus grupos de Whatsapp o deja el celular lejos de tu alcance por un rato: olvídate de los memes y concéntrate en tus materias. 

8. DE PREFERENCIA USA TU LAP Y DEJA EL CELULAR

En celulares o tabletas es más difícil que lleves a cabo actividades que te dé tu profesor, dado que te tienes que salir de la aplicación para poder hacerlos. Mientras que en una computadora simplemente puedes abrir tu navegador, tus documentos y otras aplicaciones, sin necesidad de salir de tu clase virtual.

9. TUS EMOCIONES TAMBIÉN CUENTAN

Estudiar en casa podría generarte ansiedad; no te estreses y realiza algunas técnicas de relajación como la respiración profunda, que te puede ayudar a permanecer en calma. Puedes aprovechar el tiempo libre en casa para pasar ratos de calidad con tu familia; ten esa plática que estaba pendiente con tus papás o hermanos sobre cualquier tema, saca los juegos de mesa, aprovecha que ahora puedes comer o cenar con ellos.

10. AUNQUE ESTÉS EN CASA, SOCIALIZA A DISTANCIA

Busca a tus amigos a través de las redes sociales, por videollamada de Whatsapp o llamadas para tener pláticas cotidianas. Tener una plática amena en algún punto de tu día a través de esta dinámica te ayudará en este tiempo de contingencia, para hacer más llevadero el estudiar en casa. 

Es importante mantener una alimentación sana y en horarios definidos. Ten a la mano también snacks saludables y mantente hidratado. Durante las clases pasarás la mayor parte del tiempo sentado frente a tu laptop o computadora, así que levántate y haz estiramientos entre clase y clase para relajar tus músculos. También  haz ejercicio suficiente para compensar todo lo que no estás caminando en tu trayecto a la escuela o en las clases de educación física que tenías en las clases presenciales.