fbpx

El 14 de febrero es la fecha en que las parejas deciden celebrar su relación. Así como es el momento perfecto para festejar la amistad,  tradicionalmente, en México se regalan flores, chocolates, y se organizan comidas o cenas. 

Sin embargo, San Valentín representa distintos valores dependiendo de dónde se encuentren, incluso hay lugares donde esto no se celebra el 14 de febrero.

En Estados Unidos es una celebración muy similar a la que se vive en México, agregando las tradicionales tarjetas de “Be my Valentine”.  

En Japón cada chocolate tiene un significado, y son las mujeres quienes lo regalan. Son cuatro tipos de chocolates entre los que se deben escoger: 

Homnei-choko, para el “amor verdadero”. Son bombones artesanales con la forma de la cara de la pareja. 

Tomo-choko, chocolate de la amistad. Generalmente las mujeres se lo regalan a sus amigas como señal de amistad verdadera. 

Cho-Giri Choko, chocolate de la consolación; es muy económico y las mujeres suelen reservarlo para quienes le resultan indiferentes. 

Giri-Choko, chocolate por obligación. Se lo regalan las mujeres a todos aquellos por los que no sienten un interés romántico.  Como familia, jefes y amigos. 

En Alemania la tradición más común es regalar flores y chocolates, pero otra de sus tradiciones que los diferencia del resto, es regalar figuras de cerdos. Si tu regalas un cerdo miniatura o una imagen de un cerdo, significa lujuria y suerte. 

Noruega y Dinamarca también lo celebran, pero son los hombres quienes deben regalar pequeños poemas con rimas divertidas a las mujeres, al igual que en Taiwán donde se ofrecen bombones. 

En Corea del Sur, aunque sí se celebra el día 14 de febrero, la mujer es quien se lleva la iniciativa. Suelen regalar chocolates a sus parejas, y los hombres lo corresponden un día después cuando se celebra el Día Blanco, llenándolas de regalos. 

Un día después de esto, también se celebra el día negro, un día dedicado a todos los solterlos. Todos ellos, que no recibieron un regalo, se juntan a celebrar su soltería en un restaurante.

En Inglaterra, es tradición que las mujeres solteras coloquen 5 hojas de laurel en su almohada, una en el centro y el resto en cada esquina. Con ello creen que atraerán a través de los sueños a su futuro marido.